Blog | Eva Puche - Consultoría SocioAmbiental ciudades parar las personas – Eva Puche Consultoria SocioAmbiental ;

“Hacer que las cosas pasen…”

Mucho se habla en estos tiempos de cambiar. Todos; organismos públicos, empresas e individuos sabemos que debemos adaptar nuestro entorno y nuestros hábitos para afrontar con inteligencia y eficacia las consecuencias de la crisis climática a la que se enfrenta nuestra civilización.

Hemos llegado a acuerdos; a acuerdos compartidos por toda la comunidad internacional. Hablamos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Objetivos que se subdividen en metas muy concretas. Incluso contamos con la “Guía de los Vagos para salvar el mundo” que nos desgrana con detalle decenas de acciones especificas que “podemos/debemos” hacer para contribuir a generar el  cambio y avanzar; desde nuestro sofá, desde nuestra casa, desde nuestro pueblo o ciudad…

Taller de Participación Diseño Urbano. Semana Europea de la Movilidad. Cordoba 2018

 

Y es que todas las autoridades científicas y estamentos políticos nacionales e internacionales nos exigen actuar y actuar ya!

¿y? …

Contamos con tres certezas incuestionables que nos van a ayudar a orientar nuestra estrategia de cambio:

1.       Las principales causas determinantes del cambio climático son de origen antropogénico. O sea, somos nosotros, los seres humanos los que lo hemos causado y/o precipitado y nosotros quienes tenemos las claves para invertir la situación.

2.       En las ciudades se concentran las causas y a su vez tienen LA SOLUCIÓN. 

3.       Los cambios que necesitamos no van a suceder solos, no se dan espontáneamente, ni por mero voluntarismo, ni buena intención.

Deducimos que el cambio será posible si actuamos desde y para nuestros pueblos y ciudades. Desde dentro. Y será gracias a  los cambios operativos y cuantificables que logremos alcanzar  los que marcarán el camino de acercamiento a  nuestros objetivos universales. Los índices de sostenibilidad apuntan a las administraciones pegadas a la gente. Son los ayuntamientos los que más y mejor influyen en la vida cotidiana de las personas, las únicas capaces de generar cambios sociales a pequeña escala. Y esos cambios sutiles, casi insignificantes, de persona a persona, de familia a familia, son los que finalmente cuentan y sumarán al avance hacia  los ODS. (Sí, vale, de acuerdo… las leyes, las directivas, reglamentos, planes integrales, normas  de todo tipo y color nos dicen qué hay que hacer, pero nos toca a nosotros hacerlo)., y sí,  finalmente serán las políticas locales las protagonistas de esta  ilusionante empresa.

Lejos de percibirse como una “losa”, esta responsabilidad se torna en una oportunidad de éxito y de avance socio-ambiental para nuestros pueblos y ciudades y, sin duda,  una mejora en la calidad de vida de “nuestra gente”

 

Bicicletada Infantil. Niños y niñas circulan por la calzada, sin sus padres/madres. SEM 2019

De modo que finalmente recuperamos aquel “Piensa globalmente, actúa localmente”.

 

No será difícil. Ya sabemos que no basta con spots publicitarios o tuits  que nos digan que debemos comprar menos envases, no basta con que la responsable de urbanismo construya 10 kilómetros de carril bici, (… que también…) o que como alcalde/concejal recomiendes separar la basura en casa. Nos toca “hacer que las cosas pasen”,  toca “ser los motores del cambio”.

No inventamos nada nuevo si introducimos aquí y ahora la figura del/la FACILITADOR/A;  Un facilitador o tutor es la persona que ayuda a un grupo a entender los objetivos comunes y contribuye a crear un plan para alcanzarlos…” (Wikipedia). Ésta es, ni más ni menos, la labor que los profesionales de la intervención socio-ambiental desempeñamos. Desplegamos estrategias, diseñando metodologías y herramientas de cambio comportamental pegadas a la realidad social de cada comunidad. Planes de actuación que arrojan cambios cuantificables que crecen y que se mantienen en el tiempo.

Ver: Video Presentación

Video Web Eva Puche.

 

A veces, muy pocas, un cambio de hábitos, (p.e. dejar el coche en casa e ir al trabajo caminando, en bici, patinete o bus), ocurre tras un cambio de actitud producido por una mayor
información y concienciación sobre los problemas ambientales y de contaminación de nuestro
entorno. Pero, la experiencia nos dice que esto no ocurre, o no suele ocurrir. Sí, nos concienciamos, pero no pasamos a la acción. No nos despertamos un día con “gafas verdes” y decidimos que vamos a dejar de emitir CO2 por el bien de la humanidad. Si queremos cambiar conductas a corto plazo y que los resultados sean cuantificables se hace necesario un acompañamiento profesional que nos ayude a convertir esas actitudes  en nuevos comportamientos. Para ello es necesario diseñar un plan de acción cuyo primer hito debe ser trasmitir  a la población objetivo que los cambios propuestos son “posibles”. Trabajar para generar sentimientos de autoeficacia, p.e. “es fácil, yo podría hacerlo”.

Equipo de Madres/Padres Guía. Programa Camino Escolar de Moriles. 2019

 

El  equipo FACILITADOR/A estudia, crea y ofrece alternativas reales y eficaces que permiten concebir que cambiar será fácil. En el ejemplo que planteamos, la estrategia (dejar de ir en coche privado al trabajo) se abordaría desde diagnóstico previo de servicios existentes, infraestructuras, perfiles profesionales y sociales, necesidades, costumbres, distancias, etc.; de modo que las alternativas sean reales, posibles, seguras, económicas, saludables…  Si el programa ideado (p.e. “Promoción Hábitos de Movilidad Sostenible al Centro de Trabajo”) incluye un proceso de participación activa de la comunidad a la que nos dirigimos, y esas alternativas las desarrolla el grupo social objetivo, la probabilidad de cambio se multiplica. “yo pienso cómo podría ir andando, yo imagino mis alternativas, y oigo las del resto de mis compañeros/as”… empiezo a cambiar.

Cambiar es necesario, es posible y es, sobre todo,

un reto esperanzador.

Etiquetado: / / / / / /

Entrevistas a Ponentes. VII Congreso Red de Ciudades que Caminan. Cádiz, Marzo 2020

Comparto aquí la Entrevista que desde la Red de Ciudades que Caminan me hicieron con motivo de la Ponencia que en esos días expuse en el marco del VII Congreso que se celebró en Cádiz durante los días 5, 6 y 7 de marzo de 2020.

Eva Puche: «Tomar medidas, mejor al inicio del mandato»

Eva Puche es psicóloga ambiental independiente en Gestión del Cambio, vinculada a numerosas iniciativas relacionadas con la infancia y la movilidad en su ciudad de residencia, Córdoba (una de nuestras Ciudades que Caminan), y muchos otros lugares. Esta entrevista es la respuesta a un cuestionario entre las personas que participaron como ponentes en el Congreso de Cádiz de la Red. A cada interlocutor se le pidieron respuestas breves.

¿Cómo definirías en una frase el estado de caminabilidad de nuestras ciudades? Mi ciudad es Córdoba. Es una ciudad muy caminable, incluso tiene vuestro reconocimiento. No obstante es necesario seguir trabajando.

Pidiendo por favor a la gente que camine, ¿crees que caminará más? No. Es necesario ofrecer alternativas y trabajar para que ir en coche no sea más rápido. Dada la dependencia del coche es necesario argumentar los beneficios económicos, psicosociales y sobre la salud que tiene ir caminando cuándo las distancias son pequeñas.

“Limitar el uso del vehículo privado es muy polémico por lo que es importante buscar aliados que nos ayuden a defender esa limitación”

¿Qué te dice la palabra “sostenible”? A estas alturas ya me dice poco. Es un concepto muy manido y desvirtuado. En principio se trata de una cualidad que acompaña a acciones, medidas, conductas o procesos de producción que tienen entre sus prioridades respetar, no dañar y cuidar no sólo nuestro entorno inmediato sino tb los recursos del planeta.
Quiero señalar aquí el desgaste que de este concepto han hecho la industria del automóvil, principalmente, identificando la movilidad eléctrica con movilidad sostenible.

¿Estamos enamorados de nuestros coches? Si y mucho. Muy frecuentemente es casi una prolongación de nosotros mismos. Incluso cada marca y modelo se identifica con un tipo de usuario. Supone estatus ecónomico, pero ahora eso está cambiando. Con un movil potente encima de la mesa ya demuestras tu nivel socioeconómico.
Creo es el mayor poder del coche, más allá de su utilidad real. No es una máquina a nuestro servicio que usamos cuándo la necesitamos, como una aspiradora o una lavadora, es mucho más.

“Han desvirtuado el concepto de sostenibilidad”

¿Crees que volveremos a ver niños y niñas jugando masivamente en las calles? No lo creo pero la cosa puede mejorar muchísimo. Los hijos, queramos o no, son una carga. Tener «licencia moral» para darles autonomía ayudará a avanzar. También es necesario que las familias valoren los beneficios de esa autonomía en el desarrollo de un individuo. Somos animales sociales y la necesidades de relaciones sociales de calidad siempre estarán ahí, pero no es menos cierto que esas relaciones en muchos casos se han convertido en relaciones «on line», (juegos compartidos, compartir experiencias, ligues y conversaciones…) y han venido a sustituir muchos de estos encuentros que hasta hace poco o se daban en la calle o no se daban. Esta generación es una mesa de laboratorio, confío en que salgan fortalecidos de la invasión de las redes sociales y los juegos on line (o pantallas) y logremos un equilibrio. La tecnología ha llegado para quedarse. Es un trabajo de toda la sociedad.

Parece que debemos acabar con la invasión de coches en las ciudades ¿Sólo por una razón de lucha contra la contaminación? Hay otros muchos motivos. Incluso, desde mi perspectiva profesional, son otros los motivos que deben aducirse para visibilizar esa invasión y la conveniencia de minimizarla. Hablamos de espacio público, de la disponibilidad de espacios de encuentro, de accesibilidad para niños/as , ancianos/as o personas con limitaciones físicas motoras. Hablamos de reducir ruidos y peligros de accidentes. Pero más importante es la salud y el bienestar personal y comunitaria de nuestros vecinos. Moverte en coche en un núcleo urbano es fuente de estrés, frente a la posibilidad de auto-proporcionarnos tiempos reforzantes y de calidad de forma cotidiana como es caminar, y como consecuencia, hacer ejercicio suave, ver la ciudad, conocer sus calles, sus gentes, consumir en tiendas de cercanía, etc.

“Es necesario trabajar para que ir en coche no sea más rápido”

Haz una llamada a la valentía de los alcaldes para reducir el tráfico a motor. Dada mi larga experiencia de trabajo conjunto con responsables políticos siempre aconsejo que hay medidas que hay que tomar ya que son necesarias para la comunidad y que el mejor momento de tomarlas es al inicio de los mandatos, de modo que de tiempo a recoger los réditos. Limitar el uso del vehículo privado siempre es muy polémico por lo que también es importante buscar aliados civiles que nos ayuden a defender las decisiones tomadas. Ésto junto a un trabajo permanente de re-educación con campañas de concienciación y una comunicación trasparente y eficaz nos garantizan el éxito.

Pincha aquí para acceder a la Publicación Original

Etiquetado: / / / / /

Contacto

Si deseas contactar conmigo puedes hacerlo de las siguientes maneras

Eva Puche
659 39 00 58
evapuche@gmail.com | info@evapuche.com

Puedes seguirme en Redes Sociales